Rutinas de mañana y tarde para mujeres y hombres

La salud física depende de la salud emocional. Si consigues incorporar a tu vida una rutina positiva y la mantienes, potenciarás tu bienestar y ganarás en relajación y confianza. El día a día nos puede; está lleno de agobios y situaciones incontrolables. Pero lo que sí estás en disposición de hacer es mantenerte en las mejores condiciones para afrontarlos. Para ello, cada mañana y cada tarde debes establecer una rutina liberadora. Está demostrado que los hombres y las mujeres que adoptan este planteamiento multiplican su bienestar a medio plazo, lo que se traduce en un estado de salud optimizado y en una mayor predisposición para alcanzar los objetivos vitales.

Terminar el día correctamente es fundamental. Descansar bien es el único camino para recuperar energías y estar en perfectas condiciones a la mañana siguiente. Por eso, antes de acostarte, incorpora a tu rutina actividades positivas. En primer lugar, elimina la negatividad, impidiendo que cualquier pensamiento dañino se apodere de ti. Déjalo para mañana, ya le dedicarás tu atención en otro momento. Olvídate de las cosas insustanciales antes de echarte: nada de jugar con la tablet, chequear las redes sociales o ver vídeos de Youtube hasta la madrugada. Tu salud emocional se beneficia si piensas en la gente y las cosas que amas, planificas tu día de mañana y repasas tus objetivos personales. ¡Te levantarás con mucho ánimo!

Al hacerlo, cuando entres en el baño y te mires al espejo, date los buenos días y regálate una sonrisa. Da igual si no te apetece: piensa en algo divertido para conseguirlo. Pronuncia en alto tu convicción más personal, visualiza un gran día y nunca olvides reservar una parte de tu tiempo para la familia. Si quieres mejorar tu salud y tu bienestar, sigue estos sencillos consejos cada mañana y cada tarde.